Tiempo de Lectura: 4 minutos

Alguna vez he escrito que la deconstrucción me lleva metafóricamente a cocinar una especie de puchero de dudoso sabor, donde mis despojos flotan y se erigen rodeados de caldo.

También es cierto que, durante el proceso de elaborado culinario, suelo leer a algún autor capaz de hacerme reflexionar y así poder transformar el plato mencionado y casi fallido, en otro de interesante sabor no exento de punce y pique. 

Intuyo que Paloma Chen es una de esas autoras, capaz de sustituir la “de” inicial de la palabra “deconstrucción” por una recién cogida del huerto, olorosa y fresca: “Re” de “reconstrucción”.

Me dispongo pues a leer uno de sus poemas, con la intuición de que efectivamente causará el efecto deseado en el puchero.

OBSCENIDAD

Tengo terror de mis padres migrantes,

siempre con la mirada puesta en la huida.

¿Así resuelves todo, papá?

¿Vas a volver a hacer lo que él diga, mamá?

Más terror me da la herida del nacimiento,

lo oculto en la parte oriental del aquí.

¿Qué fue tan malo como para abandonar el ALLÍ

donde uno se encuentra con solo 20 años?

¿Cómo lo hicieron para reconstruir(se),

para recomponer(se),

para resistir?

¿Cómo para criar una prole que maldice un lugar que nunca ha visitado,

que sueña en un idioma que desconoce,

que vive en otro que siempre le será extranjero?

¿Qué es tan bueno como para quedarse?

¿Qué sueño europeo es

ser

la china que vende cerveza,

el chino del pueblo,

la china del Hormiguero,

el chino de Física o química,

la china del chino?

Ese no es mi sueño.

Mi sueño es ser la sangre que fluye de la herida migratoria,

la reina valenciana de la pólvora bendecida por mis ancestros.

Mi sueño es que no me separen de mi padre y de mi madre

en una fila para extranjeros y otra para europeos,

que embarquemos por la misma puerta,

que volemos juntos adonde

los pasaportes sean

una obscenidad.

“Creadora desde los márgenes”, abogando por un territorio español multi-diverso que nos (re)presente, Paloma es una de las voces a tener en cuenta en un país como el nuestro, empeñado en proyectarse como crisol multicultural sin realmente asumir o sentir la diversidad como algo natural y propio.

Paloma Chen es periodista y gestora cultural, poeta y activista nacida en Alicante. De padres chinos inmigrantes de Wenzhou y criada en un restaurante de Utiel (Valencia), explora en sus textos la identidad y el lenguaje en continua hibridación, atendiendo a un cruce de culturas que inspira y nutre su imaginario poético. Amante de la poesía china clásica de la dinastía Tang, de la escritura de Li Bai o Du Fu, recientemente ha participado en el festival internacional de poesía Irreconciliables, ha sido galardonada con el Premio Nacional de Poesía Viva L de Lírica y ha concebido el I Encuentro de la Diáspora China en España. 

De igual manera, resulta interesante cómo desde la comunidad asiático-española, Paloma Chen tiende puentes realizando una difusión en países hispanohablantes del arte y la literatura de la diáspora china. Ella es también autora del proyecto multimedia Crecer en un chino”, centrado en las experiencias e identidades culturales contadas por la primera generación de hijos-as de inmigrantes chinos, nacidos en España o que migraron con poca edad (https://crecerenunchino.wordpress.com).

Ambas acciones de difusión y creación son imprescindibles para entender una España asociada sí o sí a una población diversa que aporta y enriquece, que crea y consolida, llamada nosotros.

Fotografía de Laura Carrascosa Vela. I Encuentro de la Diáspora China en España. Matadero Madrid

Parece que el caldo humea un olor que empieza a abrirme el apetito. Continúo leyendo a Chen mientras me acerco emocionada a la olla.

PERO HABLA

Siempre respeté 

más 

a las palabras

que a mis padres

Siempre respeté 

más 

a esas cabronas 

que hacen piruetas a deshora

que a mis padres

Siempre respeté

más 

a Pessoa

que a mis padres

porque Pessoa encontró las palabras

y un buen traductor

y un buen editor

Y mis padres encontraron estafa europea, Desolación

mis padres encontraron

palabras partidas que hieren

pequeñas llagas

lengua que supura

Y como yo no quería

palabras partidas que hieren

pequeñas llagas

lengua que supura

me esforcé en

hablar 

en la erre

en hablar 

correctamente

en blanquear 

mi acento

en 

dominar las palabras que dominan a mis padres

que son dominados por las palabras que domino

y hoy

mi voz ya no tiene color

mi voz ya no tiene historia

nadie sabe de dónde vengo

porque

en las discotecas de dónde eres

en Tinder de dónde eres

en la frontera de dónde eres

y en español de dónde eres

y en chino de dónde eres

y en inglés de dónde eres

y mis padres de dónde eres

y las calles de dónde eres

y adónde vas

y de dónde eres

soy de pasaportes falsos japoneses y de ahorros familiares 

de lágrimas prestadas y cartas que no llegan

de deber, sangre y belleza

de rostros como el mío que susurran lentamente 

con la esperanza de que entienda

Y aunque no entiendo

Y aunque ellos no entienden

Aunque el mundo no entiende

Lo que entiendo que mis padres me hacen entender

Habla

Habla 

Habla

Aunque no entendamos

Habla

Habla

Habla.

Y así, hablo. 

con lenguaje fracturado

con palabras partidas que hieren

pequeñas llagas

lengua que supura

Así hablo, con lenguaje averiado,

y a Pessoa,

quizá,

le gustaría,

y a mis padres les gusta,

aunque no entiendan.

El cocido ha dado paso a un delicioso Nuò mǐ fàn rociado de abundante cebollino, caldo de carne con setas y un toque de aceite de oliva virgen de Sant Mateu. 

Sin duda alguna, presentar a Paloma Chen mientras cocino ha sido reconfortante, al igual que lo es la ingesta de este nuevo plato.

1
María Bueno

María Bueno es artista plástica formada entre Europa y EE.UU. Apasionada del arte y la cocina, así como de la vinculación entre ambos, María Bueno practica un activismo cultural que, ya sea a través de sus propias obras y recetas culinarias o a través de trabajos colaborativos y textos publicados, atienden al concepto de MEMORIA; en este caso, memoria ligada al fomento de la visibilidad de las comunidades étnico-raciales que componen nuestro panorama cultural español. Sus proyectos ligados al compromiso social han sido recogidos en el New York Times.

Dejar un comentario